El Mayor Tesoro



  • .. A pesar de los años pasados todavía recordaba claramente esa noche, tanto como si hubiera sucedido el día anterior. El fuego bailaba sobre los tejados, aterrandores gritos de la gente, atrapada en sus casas por el fuego, grandes nubes de humo cubriendo el oscuro cielo. Y él, un niño de 8 años, acababa de encontrar el mayor tesoro, el que cambió su vida para siempre...




    Queridos jugadores,
    usad vuestra creatividad e intentar imaginar quien era el chico, que había podido encontrar, cuando, donde y por que lo cojió.
    Escribid vuestras ideas en este hilo, no necesita ser la historia completa, simplemente tu opinion basado en la imagen y el texto arriba.
    Con dos o tres frases podría ser suficiente, pero no pasa nada por que dejes tu imaginación volar. :)


    Inicio: 28.02.2018 – 11:00 GMT+1
    Fin: 05.03.2017 – 23:59 GMT+1
    Ganadores anunciados después del: 06.03.2018
    Ganador elegido: Por el equipo del foro
    Primer puesto 100 Gold
    Segundo puesto 50 Gold
    Tercer puesto 50 Gold
    Oro valido para Servidores Net/ES
    Oro valido hasta 31/12/2019

    unknown_sig.png

    The post was edited 1 time, last by Unknown ().

  • Ahí estaba, junto al rescordo de la madera carbonizada, brillando ante el intenso color rojizo del fuego, un huevo...no cualquier huevo, con unos grabados en su silueta, esos grabados que siempre Le comento su padre. El no se lo creía.... El último huevo de dragon y era suyo, todo suyo.

  • Queridos jugadores,
    usad vuestra creatividad e intentar imaginar quien era el chico, que había podido encontrar, cuando, donde y por que lo cojió.
    Escribid vuestras ideas en este hilo, no necesita ser la historia completa, simplemente tu opinion basado en la imagen y el texto arriba.
    Con dos o tres frases podría ser suficiente, pero no pasa nada por que dejes tu imaginación volar.

    El niño no es más que nuestro héroe. Delante de estas imágenes devastadoras comprenderá su destino: llevar a los ejércitos más valientes a conquistar la maravilla y la victoria ... para siempre
    crazy4you netx speed

  • Gaius Iulius Caesar era un niño jugaba tranquilamente en la terraza de su gran mansión ubicada en Roma, estaba destinado a la grandeza, pero con solo 8 años se vio obligado al exilio de su patria. Días antes ya se oían los tambores germanos de guerra. Así cuando comienza el saqueo y la matanza, Caesar había estado jugando a los escondidos y su familia no pudo encontrarlo y tuvieron que huir sin el. Cuando Caesar nota el olor a quemado de la ciudad, sale corriendo desesperadamente para saber que estaba pasando, pero ya los enemigos estaban en su puerta, solo le quedó correr y correr para alejarse, con solo 8 años, de su patria; y con el corazón envuelto en las llamas del odio, ese día juro lavar con sangre el crimen. Luego de llegar a un bosque a mientras iba corriendo a toda velocidad tropieza con algún extraño objeto. Al observarlo bien, quedó sorprendido al darse cuenta que era un cadaver seco, que parecía llevar una eternidad ahí, como nadie lo había encontrado? Parece que la suerte le sonreía solo a él en este día, porque el cadaver llevaba un arma la cual Caesar recogió sin escrupulo alguno, porque sabía que era su boleto a la supervivencia. Era una Lanza, pero no una ordinaria, esta desprendía un Aura de guerra, de venganza sin fin, eran tal para cual. Era una ‭Lanza ligera del Caesaris. Dicen que luego Caesar tomaría Roma para si mismo y subyugaría a los germanos, aniquilando así al pueblo invasor que destruyó su querida infancia, que solo con 8 años había abandonado.


    Aquí está mi participación. Se que me extendí mucho, pido disculpas, se que a algunos no les gusta leer textos grandes en los foros. Pero no podía dejar de contar esta pequeña historia (me quede con ganas de más XD) suerte a todos los competidores y no revise ortografía asi que perdónenme
    Ark99 net29.net

    Novato en adiestramiento :D:D:D


    :hun02::hun02::hun02::gau05::gau04::rom05::rom03::rom03::rom03::gau01::egy11:
    :nat09::hun02::hun02::hun02::egy02::egy02::egy02::gau02::gau02::rom07::gau01::hero1:
    :hun02::hun02::hun02::egy06::hun06::egy05::rom03::rom03::rom03::gau01::hero2:

  • .. Años despise todavia recordaba con claridad esa noche, tanto como su hubiera sucedido el did anterior. El fuego bailaba sobre los tejados, aterrandores gritos de la gente, bloqueados en sus casas por el fuego, grandes nubes de humo cubriendo el oscuro cielo. Y el, el niño de 8 años, que acababa de encontrar el mayor tesoro, el que cambio su vida para siempre...

    la bolsa de monedas de oro que tenía escondida su amo, que yacía muerto a sus pies, atravesado por una espada germana. Cogió la bolsa, la escondió bajo su sucia túnica de esclavo y emprendió la huida. Así empezó su nueva vida en libertad.

  • . Años despise todavia recordaba con claridad esa noche, tanto como su hubiera sucedido el did anterior. El fuego bailaba sobre los tejados, aterrandores gritos de la gente, bloqueados en sus casas por el fuego, grandes nubes de humo cubriendo el oscuro cielo. Y el, el niño de 8 años, que acababa de encontrar el mayor tesoro, el que cambio su vida para siempre...

    Aquel Torc brillaba como si estuviera incandescente, con la luz de mil soles. Aun a dia de hoy no entiende que fuerza le animo para que rescatase el precioso collar sin miedo a quedar calcinado en el miso momento en que lo rozara si quiera con la punta de los dedos. Sin embargo el Torc estaba helado al tacto, como si fuera de hielo. Un extraño magnetismo recorrio su cuerpo al enerlo entre las manos. Entonces, movido por una volunad que le parecio ajena a si mismo, se colgo el collar del cuello. En ese momento, un estallido de luz que parecia surgir de la runa grabada en el medallon le cego al tiempo que una energia inconmensurable le elevo del suelo como empujado por un huracan y una sucesion de imagenes comenzaron a desfilar ante sus ojos. Eran imagenes de un glorioso pasado, de titanicas batallas y poderosisimos heroes.
    Cuando desperto tumbado en el suelo se sintio entumecido, como si hubiese caminado hasta caer agotado de cansancio. Sin embargo, descubrio que aun permanecia junto a la aldea. Montones de escombros ennegrecidos era todo lo que quedaba de lo que hasta ayer fue una alegre aldea llena de vida. Entonces recordo lo que habia encontrado. Palpando alrededor de su cuello descubrio que aun lo llevaba colgado. Al tocar el medallon, un escalofrio le recorrio de la cabeza a los pies y, recordando las visiones que tuvo la vispera, comprendio que el Torc le pertencia por derecho propio. El era el sucesor de aquella estirpe de Heroes. Ahora empezaba una nueva etapa en su vida y lo primero que debia hacer era buscar el rastor de su estirpe. Debia encontrar la espada y la armadura que el destino le habia otorgado.

  • .. Años despise todavia recordaba con claridad esa noche, tanto como su hubiera sucedido el did anterior. El fuego bailaba sobre los tejados, aterrandores gritos de la gente, bloqueados en sus casas por el fuego, grandes nubes de humo cubriendo el oscuro cielo. Y el, el niño de 8 años, que acababa de encontrar el mayor tesoro, el que cambio su vida para siempre...

    Todos recordamos aquella época... cuando no eramos mas que un montón de pueblos desperdigados por todo Travian, cuando aquellos antiguos nigromantes que se hacían llamar dioses a lomos de sus horrendas criaturas nos oprimían y destruían sin saber por que.


    Sin duda, aquel día en Núadha, todas nuestras plegarias se hicieron realidad, todos nuestros deseos por vivir en paz se materializaron en un solo instante que cambiaría el destino de todos los habitantes de Travian.


    Fue una bendición que Velkan nuestro creador diera con la runa de la lucidez, la cual le permitió descifrar todas las profecías sobre unos extraños objetos llamados artefactos que entonces se creían parte de leyendas fantásticas.


    Cuando los artefactos comenzaron a aparecer y a mostrar su poder, Velkan decidió usarlos como amuletos de fe y esperanza para unir a todos esos dispersos pueblos bajo una misma causa.


    Hoy todos nos sentimos profundamente agradecidos de haber expulsado a aquellos nigromantes y orgullosos gritamos ¡LARGA VIDA A LOS NATARES!


    Pero después de la calma, siempre aparece la tormenta, por eso ahora debemos ser fuertes, debemos hacer que Velkan y nuestros antepasados se sientan orgullosos, tenemos que salir victoriosos antes esta nueva amenaza, ¡NINGUN GALO, GERMANO O ROMANO NOS ARREBATARA LO QUE NOS PERTENECE POR DERECHO PROPIO!


    ¡¡A LA BATALLA MIS HERMANOS!!

  • El imperio romano siempre tan fuerte y admirado por todos cayó en las manos de un germano muy odioso cual mandó sus porras para arrasar con todos los ladrillos creados mediante sangre y monedas de oro proveniente de SMS, tarjetas de plástico o dinero negro de camellos...



    Arde, arde, que arda bien
    El cuento del esclavo y su rey
    Arde, arde, que vuelva a arder


    Quien pierde la memoria por placer!



    GERMANOS AU AU AU!

  • El niño vio caer piedras germanas y galas, el fuego lo tomo todo y el horror hizo el resto en esa aldea, conmovido y temeroso busca entre los restos a aquel hombre que lo ayudo con experiencia y paciencia, lo encuentra y entre sus manos encuentra un tesoro poderoso, un trozo de papel quemado y arrugado, donde se encontraban los nombres de cada uno de su alianza, el niño es el jugador novato, que pese a un mal momento en algún servidor, puede encontrar lo más valioso de este juego, un primer guía, amigos, hermandad y lucha, así uno empieza sus pasos en este fantástico mundo.

  • —Despertar a los Natares —pensó al al reconocer aquel objeto, un pensamiento causado por el odio, por el dolor de los amigos perdidos aquel día.
    Recordaba el escalofrío que recorrió su cuerpo cuando tomó entre sus manos el cuerno, más el cuerpo de su padre, atravesado por una flecha lo armo de valor, se levantó y tocó el cuerno. Su sonido alcanzó a oírse por todo Travian haciendo temblar a sus enemigos, dando inicio a una nueva era.
    Cientos de batallas se libraron desde ese día y ahora, luego de tanto, su pueblo había sido vengado, sus enemigos derrotados y una nueva bandera se alzaba como símbolo de victoria, marcando el comienzo del reinado de los Natares.

  • .. Años despise todavia recordaba con claridad esa noche, tanto como su hubiera sucedido el dia anterior. El fuego bailaba sobre los tejados, aterrandores gritos de la gente, bloqueados en sus casas por el fuego, grandes nubes de humo cubriendo el oscuro cielo. Y el, el niño de 8 años, que acababa de encontrar el mayor tesoro, el que cambio su vida para siempre...

    ...Parecía una tarde cualquiera en nuestra ciudad romana. Esa tarde estaba yo ayudando al herrero llevando unos escudos de camino a la academia, cuando un temblor sacudió la tierra. Tras unos segundos se oyó otro temblor, y luego otro. El herrero se me quedó mirando atónito, cuando de repente oímos un terremoto, pero no era un terremoto. Salimos corriendo afuera hasta la puerta de la ciudad y entonce el estruendo fue terrorífico, la puerta calló cual árbol talado y tras ella un rugido aterrador acompañado de una horda de extranjeros a caballo gritando al unísono en una lengua desconocida. Pronto los gritos se apoderaron de la ciudad y las piedras empezaron a llover.


    ...esa noche dejé ser un niño...aún recuerdo las risas de esos soldados extranjeros, cuando ensartaban sus espadas , y cómo toda la gente corría despavorida intentado salvarse de esas flechas inmisericordes que arrebatan la vida de los míos, cual gato jugando con su presa ya rendida a su depredador.


    No encontraba a mi madre en ningún sitio, nosotros eramos una familia de trabajadores, ese día mi madre estaba vendiendo el pan recién horneado y mi padre siempre estaba en las minas de hierro y no llegaba hasta el anochecer. Yo de mientras ayudaba al herrero. Pavorido corrí hasta la panadería, pasé por delante de los cuarteles donde nuestros soldados exhaustos no daban abasto luchando contra unos forasteros con los ojos rasgados,parecía que habían ascendido directamente del infierno, iban montados encima de unos caballos los cuales rechinaban furiosos cual guerrero en trance y con sus patas aplastaban a todo cuerpo caído, sin importar el bando del que fueren, mientras sus jinetes vaciaban sus carcaj.


    Cuando llegué dónde estaba la panadería solo me encontré con una maraña de fuego. No vi a mi madre, aunque el suelo estaba lleno de cuerpos inertes, no me lo podría creer. Había escuchado de las guerras pero siempre eran más allá de las fronteras de nuestro gran imperio. Había un grupo de extranjeros riendo y rematando a las víctimas que aún agonizaban entre sollozos, cuando una de ellos, el que parecía el jefe, se dio cuenta de mi presencia. Lanzó un grito y a su orden 3 soldados fueron a por mí. Corrí con todas mis fuerzas! Comencé a dirigirme al centro de la ciudad sorteando obstáculos, salté por encima de una carreta de comerciantes en llamas, pasé por delante del mercado en llamas, torcí a la derecha por una callejuela, luego a la izquierda dejando el ayuntamiento a mi derecha. Llegué al centro de la ciudad, miré hacia atrás y una mano me golpeó la cabeza...


    Me levanté, y vi a un ojos rasgados con el hacha en alto. No lloré, el tiempo se paralizó, en ese momento solo pensé en que era mi último día en este mundo y no he podido despedirme de mi madre. Malditos extranjeros salvajes, os juro que me vengaré en esta vida o en la otra por todo lo que habéis hecho!!


    Cuando de repente oí un silbido que cortaba el aire. Ffffiuuuzz! Una lanza atravesó la coraza del extranjero!


    Miré de donde venia ese silbido y vi a 2 pretorianos que cargaban imparables contra los salvajes, con sus espadas y su eficiente consumo en cereal dejaron sin vida a esos mercenarios sin ni siquiera inmutarse.


    - Cómo estas chico? Este no es un lugar seguro, hay que abandonar la ciudad mientras podamos- Dijo el jefe del pretorio.


    - No encuentro a mis padres! Tengo que encontrarlos!


    - Es demasiado tarde, preocúpate por tu vida, vamos a escoltar al senador por el pasadizo secreto hasta la aldea más cercana, allí estaremos a salvo, y estos extranjeros no podrán hacerse con el tesoro por el cual daremos nuestras vidas hoy si hace falta...


    Me acababan de salvar la vida, les estaría eternamente agradecido. Acompañé a esos soldados hasta un carruaje donde un anciano con una toga blanca sujetaba algo entre sus brazos con fervor.


    - No te separes de mi chico- me dijo el pretoriano.


    Pasamos por delante del palacio, giramos a la derecha y dejamos atrás el imponente edificio del tesoro. Dos soldado ayudaron a bajar al senador del carruaje cuando de repente nos vimos rodeados de mercenarios.


    -Por marte! Gritaron los pretorianos, y se abalanzaron sobre los mercenarios, una formación en tortuga de pretorianos rodeó al senador mientras una cruenta batalla tomaba lugar alrededor del pasadizo secreto que nuestra compañía intentaba alcanzar.


    Pero la batalla pronto se desequilibró, empezaron a aparecer soldados por todos los rincones y los pretorianos iban pereciendo. Las flechas volaban los caballos de guerra arrasaban a su paso. El Senador, ya sin esperanza en sus ojos, me miró llamó, y yo salí de detrás de la rueda del carruaje donde estaba escondido y me acerqué a ese anciano.


    -Por Zeus! Juramé que protegerás esto con tu vida, y jamás permitas que estos invasores se hagan con él. Ahora hijo, escapa por ese pasadizo y huye lejos hacia el sur! donde estos salvajes aún no han llegado y protege el este objeto con tu vida! CORRE!


    Escapé corriendo sin mirar atrás, creí oír un grito de muerte del anciano ya en la lejanía pero no estoy seguro. Tomé el pasadizo y tras horas corriendo aparecí a las afueras de la ciudad, los campos estaban en llamas, caía la noche, la ciudad estaba iluminada y yo simplemente corrí y corrí sin parar hacia el sur, siempre por fuera de los caminos. Corrí y corrí mientras llorando, mis padres debían estar muertos o esclavos y nunca más los vería. La rabia me carcomía por dentro y era lo único que me alimentó durante los siguiente dos días sin comer y corriendo sin parar... hasta que me desmayé caí exhausto.


    Abrí los ojos, era de día, ahí no había fuego, era un día soleado, olí a trigo y a perfume. No sabía dónde estaba, pero creo que estaba en una encrucijada al lado de unos campos de cereal y un hombre con unas vestimentas que parecían caras oí que dijo.


    -Parece un chaval fuerte. Por su aspecto debe haber escapado de la masacre de la ciudad. Debe haber sido el único jeje. Voy a darle una oportunidad, solo una. Creo que ya he encontrado a un nuevo alumno para mi escuela de comerciantes- dijo en voz alta, el resto de su compañía que esperaban en la caravana rieron -Lleva algo cogido de su mano, no creo que sea eso...- dijo.


    Cogí el rollo con todas mis fuerzas, nadie me lo arrebataría. Era mi único recuerdo de mi vida ahora ya inexistente.


    Crecí y crecí y gracias al mercader, que fue mi maestro y mi padre. Aprendí todos los secretos del comercio. No tenia nada que perder, fuí el mejor alumno de la escuela.


    -Chico, nunca he visto nadie con tu gracia para el comercio, tienes algo que alimenta tu ambición.


    Empecé desde abajo y ahora soy el más respetado comerciante de occidente.


    Han pasado media vida ya, no queda nada del niño que fui. Ahora aquí estoy, en mi propio palacio, gracias a mis dotes de comerciante y el plano de construcción que me dió el senador. Lo protegí toda mi vida. Al final lo vendí a los Galos a cambio de la mayor fortuna del mundo. Ahora soy extremadamente rico, he conseguido levantar mi propio imperio. Todos mis principios los perdí esa noche que aún me atormenta día a día, pero me da igual. Esos hunos se van a arrepentir de lo que pasó aquella noche, de haber llegado tan lejos. Sangre y sudor y noches sin dormir para llegar donde estoy. Fuera de mi palacio aguarda nervioso, mi temible ejército que he conseguido gracias al tesoro. Medio millón de soldados. Ni los caballos hunos se van a salvar esta noche de volver al infierno.


  • El niño vio un jarro en el suelo del cual nunca paraba de caer agua, su curiosidad lo llevó a girarlo para dejarlo vacío pero noto que el agua nunca dejaba de salir.. Muy feliz por su descubrimiento empezó a correr casa por casa apagando los incendios y así salvando a la gente que estaba atrapada, convirtiéndose en el primer bombero de la historia

    :thumbsup: ÛL - PoP CoRN - Assassins - Falcons :thumbsup:

  • Aún recordaba el olor a la carne quemada, con 8 años y un cuerpo flacucho para un niño de su edad ya había visto la maldad humana en su máxima expresión. El miedo hizo que se ocultara al ver que sus padres y su hermano de 4 años eran asesinados por bárbaros germanos, lloró mucho esa noche pero solo le quedó huir con algunas mujeres y niños de su edad.
    Cuando se dió cuenta estaba muy lejos, se sentó bajo un árbol grande, buscó algo que comer entre sollozos, el frío hizo que se acurruque y piense en que hace unas horas había sido tan feliz...
    decidió volver, si su destino era morir con sus padres, lo haría, no le importaba nada, ya no tenía nada; al llegar notó el fuego extinguiéndose y alguno que otro quejido, también vió que habían muchos germanos muertos, su pueblo no se había rendido y había asesinado a cuantos germanos pudieron. su corazón saltó al ver que un germano intentaba levantarse, entonces cogió una piedra y cuando pudo haberlo asesinado notó que era un anciano, a pesar de su odio no pudo hacer nada y rompió un retazo de su ropa para ponerlo en las heridas del moribundo.
    El hombre le dijo unas palabras que él no entendió y luego sacó un pergamino del bolsillo...
    y pensar que ese pergamino sería el causante de que ahora moviera cientos de miles de soldados romanos en la ciudad de esta tribu que se creía extinta... Los Natares.

  • Se trata de la historia de la vida de nuestro héroe, cuando tenia 8 años su aldea fue atacada y conquistada,su familia,sus amigos,todos murieron en esa batalla en la que él logró escapar,pero antes de eso, cogió el que seria su mayor tesoro,un recuerdo de la familia,
    recuerdo que le cambiaría la vida,ya que en ese momento, en el que ve como todo lo querido a su alrededor ha muerto se hizo una promesa, volvería para recuperar su hogar...y después de muchos años de preparación, allí esta, en la que fuera su habitación, recordando como si fuera ayer el día en el que su vida cambió.

  • Había amanecido más temprano que el día anterior, como tocaba en esta época del año. Las luces del alba despuntaron sobre las cimas de las montañas hacia las que se dirigían, en su ascenso interminable. Nadie sabía por que el comandante les había hecho ir hasta allí, y entre los soldados ya hacía tiempo que se fraguaba la discordia tras las duras y largas marchas. Llevaban unos días acosados por aves de presa y los soldados estaban intranquilos. Sois soldados, no necesitáis motivos, solo obediencia y confianza en las ordenes, había dicho harto de quejas el comandante. Pero llevaban ya demasiado tiempo sin conocer su destino, y el hambre y el cansancio enturbiaba sus mentes. Fue entonces, al entrar al valle cuando la vieron, bordeando un lago rodeado por las cimas, oculto salvo desde lo alto de las mismas, se erigía la aldea tan remota como antigua. No tenía ningún tipo de defensa ni muralla, salvo quizás las montañas circundantes, hubiera podido parecer una pequeña aldea remota más, si no fuera por el ejercito salvaje que extraía de allí sustento y recursos, mientras ampliaba sus filas que ahora se extendían por toda la aldea y parte del valle. Como pudo un ejercito de tales dimensiones permanecer escondido tanto tiempo? Y cual era su propósito? Comprendieron entonces por que se reclutó hasta el ultimo niño y anciano y se les entrenó para el combate tan precipitadamente. Sin orden alguna formaron. No levantaron campamento sobre la cima, no habría retirada, barricadas, ni defensa alguna que les aguardara al retroceder, vencerían o debilitarían aquel ejercito hasta su ultimo aliento. Dejaron reposar a los caballos, y comieron como si fuera la última vez.


    Esperaron unas horas, expectantes, el ejercito abajo había formado también, pero no se movían de su posición defensiva, al rededor de un extraño edificio con una gran cúpula dorada, que destacaba sobre el resto de la aldea, construida burdamente en comparación. Cuando el sol estuvo a su espalda para cegar al enemigo, cargaron. No hubo arengas. Solo se oyó el sonido del cuerno del comandante, resonando por todo el valle una y otra vez. Las huestes que abajo aguardaban el ataque se revolvieron al oír aquel sonido, y parecía que a los soldados cansados y hambrientos que corrían colina abajo se les olvidaran aquellas molestias, con vigor renovado, frescos y con una sed de sangre antinatural, abrieron brecha entre las picas del ejercito natare.


    Y allí estaba, un pequeño muchacho de apenas 8 años extraído de su familia hacía tan solo unos meses. Era su primera batalla. No esperaba sobrevivir, nadie lo hacía. Pero estaba decidido a ser útil y a proteger a su civilización. Era ágil y el mejor combatiente de su escuadrón, formado en una aldea cercana a la capital del imperio. Remató salvajes moribundos mientras avanzaba en el campo de batalla, cogiendo confianza, mientras caían sus compañeros al frente. Las catapultas lanzaban grandes proyectiles que caían sobre la aldea llenándola de llamas, polvo y escombros, que de vez en cuando mataban tanto aliados como enemigos, aun que todas parecían querer apuntar al edificio de la cúpula dorada del centro de la aldea. Su objetivo. Se sucedieron las horas en su lento avanzar, mientras se internaban en la aldea frenados continuamente por barricadas y escaramuzas, hasta que el muchacho pasó a estar en primera línea. Seguía oyendo el cuerno del comandante, proporcionándole el coraje del que dudó al verse frente un contingente de guardias natare. Tal como le habían enseñado se apoyó en sus compañeros, confiando que le cubrieran los flancos y avanzó. Su espada corta era ágil y se deslizaba entre los huecos de la formación enemiga, pronto se destacó esquivando mandobles y hachazos, y cortando tobillos aprovechando su corta altura y agilidad.


    Así llegaron a una gran plaza, vacía, con aquel imponente edificio a escasos metros cuando ya se ponía el sol por el lado contrario de la colina por la que habían descendido. Aún quedaban muchísimos soldados salvajes delante para llegar a ella, cuando una carga de caballeros natare y elefantes de guerra entró por el otro lado de la plaza, rompiendo su formación y mermando las tropas del imperio. Un caballo iba directamente hacia el, y intentó alejarse de la calzada, pero el enemigo pareció fijarse en el y lo derribó, dejándolo fuera de combate derribandolo contra el tosco empedrado. Todavía hoy conserva abultada la frente, destacando la cicatriz sobre el resto de su desmadejado rostro.


    Despertó cuando ya era plena noche, sin una sola estrella en el firmamento, seguramente por el polvo y el humo, no veía con claridad. Hubiera sido totalmente oscuro de no ser por las llamas que danzaban alegremente, consumiendo la aldea y reduciéndola lentamente a cenizas. La contienda continuaba, pues oía gritos y escaramuzas en calles cercanas. Fué entonces cuando vio a su comandante moribundo, junto con los cadáveres de dos emperadores natare, y un tercero aún vivo a punto de rematar a su superior. Se levantó de golpe notando el dolor de sus magulladuras, la sangre brotando con fuerza de las heridas reabiertas por lo brusco del movimiento, y se vio cargando contra el emperador, encaminándose hacia aquel extraño edificio que pese a lo oscuro de la noche, relucía. De camino recogió una javalina perdida, y con sus fuerzas restantes la lanzó hacia su enemigo, atravesándole el pecho.


    Consiguió arrastrarse hasta su comandante, que seguía vivo a duras penas. Este le dijo entre susurros confusos que los natares estaban regresando, que en secreto estaban recuperando artefactos antiguos de gran poder, formando grandes ejércitos y buscando viejos planos para reconstruir las ruinas de sus civilizaciones y alzarse de nuevo con el poder, para poder esclavizar y exterminar el resto de las civilizaciones que habían surgido, para vengarse y reclamar de nuevo el poder que tanto anhelaban desde su caída. Debía impedirlo. Murió instantáneamente tras su advertencia, como si transmitir aquellas palabras lo hubieran mantenido con vida hasta entonces.


    Cogió la espada y el cuerno de su comandante, y lo hizo resonar dentro de aquel edificio, el tesoro natare. Aquel sonido reavivó las fuerzas de sus compañeros, que en sus escaramuzas acabaron con el enemigo en todos los puntos de la aldea. Se reagruparon en la plaza frente al edificio los pocos supervivientes, apenas algo más de una décima parte de los que había bajado la colina. El temblor pudo oírse por todo el mundo cuando el muchacho reclamó el artefacto para si.


    Cuando regresó a su aldea natal encontró un edificio de cúpula dorada, mandado construir por su comandante antes de partir tanto tiempo atrás. Se crearon replicas de aquel edificio en diversas aldeas, y desde el se podía saber el paradero de los otros artefactos, pues se sentía una fuerza de atracción entre estos y los extraños edificios. Rumores sobre batallas y contiendas parecidas llegaron hasta los oídos del muchacho, que se volvió el comandante, héroe y líder del ejercito, y entrenaba soldados con presteza desde todo el imperio, para conseguir más artefactos y impedir el resurgir de los natares. Se sucedieron las batallas encarnizadas y los años, hasta que el muchacho llegó a la conclusión de que debía reclamar el poder de una maravilla para su imperio, y elevarla hasta el cielo para conseguir el mayor poder. Solo así podría controlar a los natares y proteger a su pueblo del resto de las amenazas que lo acosaran.


    Y así, todavía hoy, recuerda perfectamente esa noche. La que cambió su vida. Con la que empezó todo.



    Doy por hecho, que he contestado las preguntas, aclaro que opino que cogió un arte, en una aldea natare, y lo hizo para proteger y dar poder a su imperio.
    He dejado mi imaginación volar :D

  • Era el año 434, todo bajo cenizas, su tio Rua (Rugila) muerto a sus pies, brillava por debajo de su cadaver algo que al niño le llamo la atencion, movio con gran esfuerzo el cuerpo de su tio, y uuu que sorpresa, la gran espada de guerrero de su tio, ni lerdo ni perezozo la tomo conviertiendose entonces en :
    ATILA REY DE LOS UNOS


    Miembro nº 965 del Comité contra las faltas voluntarias y el lenguaje SMS


    Jugador cucu REINO-X ganadores del s6
    Princess en quichicientos speed :oops:

  • 2006: aprendiendo...
    2007 al 2015 - s6.net, cl1 - Reina - CheGya
    2016: cl3 - Lubin - HDL
    2016: RoA .net - Reina - Sethyan
    2017: RoA cl19 - NoSomosNadie - HsR
    2018: ts29.net - Coyote cansado - LPR*



    Sigo aprendiendo... :whistling:

    The post was edited 1 time, last by Reina: Todavía no entiendo del todo éste foro, no supe cómo dejar sólo el quote de Unknown, sepan disculpar. ().

  • Solo, con la agonía de las llamas quemando sus pulmones, el niño impotente solo pudo ver como su ciudad era destrozada por un grupo de personas que no conocia.
    Ante sus ojos vio como toda su familia murió a manos de hombres con lanzas que gritaban palabras que no comprendía y acercándose a su padre en sus últimos momentos el le dijo:


    - sobrevive a los romanos, eres todo lo que nos queda.


    y así, con el cuerpo quemado y destrozado su padre le entrego la herencia familiar, le entrego un hacha, que ya antes había visto en ocasiones especiales. un hacha que hacia que el resto de la ciudad respetara a su padre como héroe...... realmente a sus 8 años el no sabia bien lo que era ser un héroe pero entendía que su padre se dedicaba a salvar a las personas por lo que el al recibir ese tesoro familiar decidió honrar a su familia muerta de la única manera que entendía........sobrevivir.


    armándose del valor que le daba ese tesoro, se seco las lagrimas y grito a todo pulmón !!!! HAY ALGUIEN AHÍ ¡¡¡¡¡ y a sus pequeños 8 años se dio ala labor de recorrer casa por casa buscando sobrevivientes, no le importo el fuego, no le importo la muerte, lo único en lo que pensaba es que ahora, con esa hacha como su tesoro, era el héroe que rescataría a los pocos supervivientes.


    después de unas horas finalmente reunió a los que quedaban, no mas de 15, y juntos decidieron reconstruir la ciudad pero ahora, después de este bautismo de fuego, decidieron reconstruirla con el único fin de vengar a sus familias y asi este pequeño héroe nació de las cenizas y el fuego para ser la pesadilla que destruyo a los romanos.

  • El chico hace poco tenia 7 años ya estaba apunto de cumplir 8 años y sus papas le quisieron dar un gran regalo, fue una laptop para que el niño pudiera utilizar de mejor manera sus estudios y pueda comenzar a navegar en el grandioso mundo del internet, pero este muchacho fue mas alla, un dia encontro en una pagina de foros algo llamado Travian parecia un juego mas pero este fue el gran error del niño, Travian no es un juego mas es el juego mas aditivo de la historia el muchacho comenzo registrandose en el primer servidor, comenzo obviamente con los galos, tratando de crecer y sobrevivir a los grandes romanos y los atracadores de los germanos, poco a poco aprendio mas y comenzo un nuevo server ahora el muchacho tenia experiencia comenzo a jugar con romanos y germanos paso de tener una cuenta a tener 5 y 3 son duales, paso el tiempo y solo pasaba en internet conectado frente a la computadora jugando el gran Travian, pero sus papas estaban preocupados por el, quisiero quemar la laptop del muchacho pero el se negaba a permitirlo entre peleas y contiendas termina incendiando toda la casa y pronto el fuego se paso a los demas vecinos, pero el muchacho logro salvar el tesoro mas preciado su laptop donde huyo a su exilio y logro seguir con su gran juego de travian, paso los años y ahora dicen que es el lider de una de las mejores ally del server y ya ha logrado ganar varios servers